Jess

Lo típico: no sabía que ponerme

Por Jess

Parte de mi trabajo como Brand Manager es andar de fiesta en fiesta e incluso organizar algunas a nombre de la marca. No por vaga, sino para hacer buenas relaciones públicas y lograr que nuestro producto llegue a quien debe llegar. A finales de mes me tocó ir a una poco usual. Desde que me llegó la invitación me entró la curiosidad por saber cómo sería porque era de una reconocida marca de bebidas que ya tenía tiempo queriendo hacer equipo con nosotros y el lugar del evento era al lado de un bosque a las afueras de la ciudad. Cuando vi “fiesta” y “bosque”, supe que me iba a divertir.

Cuando llegó el día del evento, tuve una mini crisis porque no sabía qué ponerme. No conozco algún manual de moda que diga qué usar en una fiesta importante en el bosque. Además, en la invitación no se especificaba el código de vestimenta, así que no sabía si era algo campirano, casual o de etiqueta. Tuve que meterme a miles de páginas de fashion bloggers para agarrar un poquito de inspiración y que se me iluminara la mente para elegir el outfit indicado. Después de mucho pensarlo, decidí ponerme un jumper y unos zapatos increíbles.

Mientras iba manejando camino a la fiesta, tuve una especie de revelación. De repente se me ocurrió que era mejor idea llevar varios cambios de ropa y unos binoculares para que al acercarme lo suficiente al lugar del evento pudiera ver más o menos cómo iban vestidos y así cambiarme para estar en sintonía. No quería llegar y estar o muy elegante o demasiado informal, así que me regresé a la casa y eché varios cambios a la cajuela de mi Tucson. Emprendí camino de nuevo y resultó que el jumper que traía estaba perfecto. ¡Me salvé!

Comparte esta aventura

Déjanos tus Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

Lo típico: no sabía que ponerme